El único tratamiento eficaz para la estenosis aórtica grave es el reemplazo de la válvula aórtica afectada1

Obtenga más información sobre la evaluación de los pacientes con estenosis aórtica grave con miras a una implantación de válvula aórtica transcatéter (TAVI), el papel del equipo de cardiología y los efectos de las directrices de 2017 de la ESC/EACTS (Sociedad Europea de Cardiología/Asociación Europea de Cirugía Cardiotorácica).

Función del equipo de cardiología

De acuerdo con las directrices de 2017 de la ESC/EACTS para el tratamiento de las valvulopatías, el reemplazo valvular aórtico (RVA) está indicado para los pacientes con estenosis aórtica sintomática grave y en los casos de estenosis aórtica con un flujo y un gradiente bajos, a menos que sea poco probable que mejore la calidad de vida del paciente o que este sobreviva1. También deberá contemplarse la realización de un RVA quirúrgico en el caso de los pacientes asintomáticos que cumplan los criterios de esta modalidad de tratamiento, según lo definido en las directrices de 2017 de la ESC/EACTS1.

Consulte el folleto Overview of Aortic Stenosis

Las intervenciones quirúrgicas en la válvula aórtica solo se deben practicar en centros que cuenten con departamentos colaborativos de cardiología y cirugía cardíaca. Tras el diagnóstico, al derivar a los pacientes a un centro especializado en válvulas cardíacas, el equipo multidisciplinar de cardiología, con un amplio conocimiento en el ámbito de las valvulopatías, podrá determinar qué tipo de intervención es la más adecuada. Este proceso conjunto de toma de decisiones debe incluir también al paciente, a su familia y al cardiólogo remitente1.

Equipo de cardiología multidisciplinar
Cardiólogos
Cirujano cardíaco
Especialistas en Imagen
Anestesistas
Practicantes generales
Geriatras
Especialistas en Cuidados Intensivos

¿Cuándo es conveniente recurrir a la TAVI?

El equipo de cardiología es el encargado de decidir si se utiliza el RVA quirúrgico o la TAVI. Esta decisión depende de la valoración del riesgo quirúrgico existente, las características clínicas del paciente y los aspectos anatómicos y técnicos, además de las posibles afecciones cardíacas concomitantes que puedan requerir al mismo tiempo otra intervención1. De conformidad con las directrices de 2017 de la ESC/EACTS, el equipo de cardiología puede considerar la TAVI o el RVA quirúrgico como una opción conveniente para los pacientes que presenten un riesgo quirúrgico significativo, prefiriéndose la TAVI en el caso de los pacientes ≥75 años. En el caso de los pacientes que no son aptos para una cirugía a corazón abierto o para los que esta conllevaría un riesgo elevado debido a enfermedades concomitantes, la TAVI es la opción de tratamiento recomendada1.

Para obtener información actualizada sobre las intervenciones recomendadas para el tratamiento de las valvulopatías según las directrices de 2017 de la ESC/EACTS:

Solicite la infografía Valvular Heart Disease – 2017 ESC/EACTS Guidelines

¿Cómo se realiza el procedimiento TAVI?

El empleo de la TAVI en pacientes con estenosis aórtica grave no deja de aumentar año tras año. En Europa, este incremento dio lugar a la realización de 39 931 procedimientos TAVI en 2016, en comparación con los 10 660 de 20122. Por otra parte, después de la ampliación de la cohorte de pacientes para los que está indicado el tratamiento con TAVI por vía transfemoral1, es probable que esta cifra aumente todavía más en el próximo decenio y que el procedimiento se convierta en el tratamiento habitual para muchos pacientes con estenosis aórtica grave3.

El procedimiento TAVI se puede practicar a través de diferentes vías de acceso, por lo general mediante el abordaje transfemoral (que se utiliza en más del 90 % de los pacientes en la mayor parte de los centros)4, el cual es posible si el paciente cuenta con unas características iliofemorales adecuadas y no padece otras enfermedades vasculares5.

Las constantes mejoras en los sistemas de implantación y las válvulas de la TAVI han contribuido al aumento del número de pacientes aptos para la TAVI transfemoral y de la cantidad de procedimientos TAVI realizados3. Por ejemplo, en los ensayos PARTNER de Edwards, los pacientes aptos para la TAVI transfemoral aumentaron del 70 %, con la válvula Edwards SAPIEN6, al 76 % y al 88 %, con las válvulas Edwards SAPIEN XT7 y SAPIEN 38 respectivamente.

*Las válvulas Edwards SAPIEN 3 de 23 y 26 mm son compatibles con el conjunto de vainas eSheath de 14F. Se necesita el conjunto de vainas eSheath de 16F para la válvula Edwards SAPIEN 3 de 29 mm. Edwards SAPIEN, Edwards SAPIEN XT, Edwards SAPIEN 3 y eSheath son marcas comerciales de Edwards Lifesciences Corporation o sus filiales. Las fechas hacen referencia a la aprobación del marcado CE.

Consulte a continuación la descripción general del abordaje transfemoral para la TAVI mediante la tecnología de globo expandible.

Transfemoral Approach

In the transfemoral approach, the valve is delivered via a catheter through the femoral artery.

Watch procedure

La TAVI puede presentar ventajas con respecto a la cirugía

La TAVI alivia los síntomas a corto y largo plazo, al mismo tiempo que mejora la esperanza y la calidad de vida. En comparación con las intervenciones quirúrgicas a corazón abierto, la TAVI puede tener las ventajas siguientes:

  • es menos invasiva9
  • se trata de un procedimiento más breve10
  • reduce el tiempo que pasa el paciente en cuidados intensivos7
  • se asocia a un tiempo de recuperación más corto11
  • es menos dolorosa y requiere menos días de ingreso hospitalario12, 13
  • mejora la calidad de vida de una forma más rápida13

La TAVI conlleva un menor riesgo de que se produzcan complicaciones cardíacas y cerebrovasculares graves 14.
Además, se ha demostrado la durabilidad estable de las válvulas con un seguimiento de hasta 5 años6, 15.